12 diciembre 2008

Combate de kick boxing en Oiartzun: Euskal Herria vs. Espainia


Semana aciaga con final feliz (y II)

En el capítulo anterior...

La semana pasada amenazaba con convertirse en una de las más infaustas vividas por el Humilde Fotero del Pánico, que vio cómo su vieja D70s se suicidó en pleno concierto de Mikel Urdangarin. El compadre Rafa Herrero quiso paliar tan dolorosa situación y le prestó su jubilada pero formidable D70s, hermana melliza de la del Humilde Fotero. Pero un error propio de principiantes le impidió fotografiar como es debido el concierto de Luis Eduardo Aute. Todo parecía perdido cuando de repente...

Comienza el capítulo II

...cuando de repente surgió la oportunidad del desquite. ¿Qué evento susceptible de ser fotografiado podría aplacar el desánimo del Humilde Fotero del Pánico? ¿Otro concierto? Tal vez, pero no había ninguno más programado ese sábado. ¿Y qué tal un combate de kick boxing? Mmm... Un tanto extraño dada la aversión que siente por cualquier tipo de deporte. Sin embargo, luego de meditarlo más calmadamente, pensó que esa disciplina, como las que acontecen en el interior de un ring y están basadas en el reparto de mandobles a diestro y siniestro, son bastante fotogénicas. Las poses de los luchadores, las cuerdas del cuadrilátero, la campana que anuncia el inicio y el fin de los asaltos... Para terminar de convencerse, sólo tuvo que conocer el nombre de los equipos en liza, Euskal Herria vs. Espainia, y el lugar de la cita, el polideportivo de Oiartzun. Todo ello, recuerden, en el mismísimo Día de la sacrosanta Constitución. No me digan que no es para morirse de ganas de asistir al evento...

No es cuestión de extenderse en exceso porque el compañero Basilio Lakort ya contó la velada magistralmente en la crónica publicada en Noticias de Gipuzkoa, ilustre medio de comunicación que un día patrocina un festival de documentales musicales y otro un combate de kick boxing -los caminos de la prensa, sobre todo los de alguna prensa, son inescrutables-. El caso es que la experiencia fue, cuando menos, bizarra. ¿Imaginan al público animando a Euskal Herria al grito de "Jo ta ke, irabazi arte" o descubrir que en las esquinas del ring ondean la ikurriña y la bandera del arrano beltza? ¿Y a un miembro del equipo euskaldun saliendo a pelear a ritmo de reggaeton? Lo mejor de todo es que si se lo merecían, los vascos aplaudían a los españoles sin ningún complejo. ¿No deberían aprender de esos espectadores nuestros políticos abertzales? Aquella noche en Oiartzun Euskal Herria y Espainia se dieron de hostias, sí, pero de buen rollo.

Terminaron los combates y el fotero terminó exhausto, con unas ansias irrefrenables de partirle el alma a cualquiera. Asistir a tanto mamporro a pie de ring, desde donde se escuchan con total nitidez los golpes y las respiraciones de los contendientes, tensiona al más templado. Esperemos que en próximos episodios podamos relatar -gráfica y textualmente- las andazas del Humilde Fotero del Pánico en una corrida de toros y en un combate de boxeo como Dios manda, sus dos asignaturas pendientes. De vez en cuando, resulta placentero cambiar de registro...


The End


4 comentarios:

Eric dijo...

El fotero se ha desquitado a golpes. Muy buenas fotos. Me he reído mucho con tu texto y con el del siempre brillante don Basilio.

Javi J dijo...

Vaya, acabo de conocer la noticia sobre tu camara...
De todas maneras, y sabiendo cual es la sustituta, no hay mal que por bien no venga... ;-)

Anónimo dijo...

Hola, solo keria consultar una cosilla al fotografo.. y es ke estaba interesado en saber si hay mas material sobre la velada.. en concreto del combate de Delfin Vs Saul (el unico ke hubo con reglas thai, el segundo de la noche)
Estoy bastante interesado, si pudierais mandarme algo al respecto os lo agradeceria muchisimo. Dejo por aki mi mail:

faitdanslarue@hotmail.com

MUCHAS GRACIAS!!

Oz dijo...

Si te gustan las Artes Marciales y deportes de contacto, visita
http://campeonesmarciales.blogspot.com/