26 noviembre 2009

Concierto de Six Organs of Admittance en Mogambo


Mensaje (distorsionado) en una botella

EL chivatazo del concierto llegó ayer mismo a través del imprescindible Loveof74, cuyo aviso sirvió también para que la cámara de este humilde fotero debutara en la oscura Sala Mogambo de Trintxerpe. Impresionante y sorprendente el atronador bolo que se marcaron Six Organs of Admittance, máxime si las referencias que uno tenía acerca de su propuesta se reducían a los temas colgados en su MySpace y a la difusa etiqueta New Folk. Pero las etiquetas musicales, ya se sabe, las carga el Diablo y son, parafraseando a Harry El Sucio, como el culo: todos los grupos tienen una. O incluso varias.

El caso es que quien esperara una actuación plagada de sugerentes paisajes sonoros y de atmósferas espesas no se fue de vacío, pero en el interior de sus pabellones auditivos se llevó también unas cuantas dosis de distorsión a cuenta de un tremebundo trío de guitarras eléctricas. La voz cantante -y sonante- la llevó, por supuesto, Ben Chasny, que para eso es el padre del invento, pero por encima del otro guitarrista y del batería, destacó la zurda Elisa Ambrogio: pasó medio concierto en cuclillas, manipulando los pedales de su Statocaster, y el otro medio en pie, haciendo fechorías con las seis cuerdas. Además, la chica dio lugar al momentazo de la noche, que llegó cuando utilizó el culo de un botellín de cerveza (¡a un euro la unidad!) para adornar a base de acoples y puro ruido el mantra eléctrico que interpretaba el grupo en ese instante.

Six Organs difundió su mensaje sonoro con furia, sobriedad y descaro. Así lo atestiguan las siguientes imágenes, faltas de luz pero no de ruido. ;-)


2 comentarios:

Sumendi dijo...

Qué fotones!!

Gracias por venir y por la crónica!

el prusto dijo...

ya te digo! fotos muy buenimas. a ver si se te ve mas por mogambo!